La triada del Corazón

La triada de corazón


Esta triple emisión desde un punto central en el corazon corresponde a la triple llama. conocida en ambientes metafisicos como la Chispa Divina.


Este centro de energía posee tres llamas que son las transmisoras de los dones divinos. La llama azul se encuentra hacia la izquierda, la llama Rosa se encuentra a la derecha y la llama Amarilla se localiza en el centro. 
La Llama Trina nos brinda tres dones básicos de Dios que son: Poder (Azul), Sabiduría (Amarillo) y Amor (Rosa).
Dentro del corazón de todos y cada uno de nosotros flamea la esencia Divina que es la misma en todos, prescindiendo de religión, color o condición social, que denominamos "El Cristo Interno", el anclaje de la "Magna Presencia YO SOY".
El Cristo Interno -que Jesús manifestó a plenitud, de allí que la humanidad lo conozca como "Jesús El Cristo"- es la esencia Divina de Dios que late en cada corazón humano y conforma una llama triple.
Del lado izquierdo de tu corazón flamea una Llama Azul, que es la Voluntad, la Fuerza, la Fe de Dios; en el centro, flamea la Llama Dorada, que es la Sabiduría de Dios; y del lado derecho flamea la Llama Rosa que es todo el Amor, la Actividad de Dios.

EJERCICIO DE LA LLAMA TRIPLE

Solo respira luz dorada, ella solo entra por nuestra nariz, nos inunda de Amor y paz.
Lleva esta luz dorada en todo tu cuerpo, cabeza, garganta, pecho, estomago, extremidades, piernas y brazos...luego sigue respirando como tu cuerpo te lo va pidiendo sin forzar nada...solo luz dorada entra en ti...dirígela ahora, al corazón, el está radiante con la luz...manifiesta tres luces en tu corazón, muy brillantes...muy luminosas, la del lado izquierdo es azul, la del centro es dorada y la derecha es rosa, ellas brillan en ti...
Ahora saca la luz por tu hombro izquierdo, luz azul, bordeando todo el lado izquierdo de tu cuerpo, bájala hasta mas debajo de tus pies...ahora saca la luz rosa, haz lo mismo, bordeando todo tu lado derecho, dejándola bajo tus pies...ahora junta las dos luces  y comienza a envolverte al sentido del reloj, enrollando tu cuerpo completo, suavemente, la azul y la rosa juntas...cuando llegues a la altura del corazón, saca la dorada...y sigue con las tres luces envolviéndote hacia arriba siempre al sentido del reloj...dejándola luego en conexión directa con Dios o en el cordón de Plata.

Comentarios